TEDx · MolinodelaHoz ·

TEDx · MolinodelaHoz ·

· 26 de julio de 2021 ·

                Reconozco que recibí con sorpresa la propuesta para participar en un evento TEDx. Así, que después de reflexionar acerca de lo que me supondría acceder a dar una charla TED, opté por la complicada, arriesgada y emocionante vía de aceptar el reto.

                No me es fácil como artista plástico, expresar con palabras lo que de manera natural expreso a través de la estética. Ordenar ideas, conceptos, vivencias y dotarlos de cierta coherencia sintáctica para poder transmitir, al menos parte, de aquello que se me pasa por la cabeza cuando afronto mi trabajo artístico, es casi un ejercicio de alquimia. Supone un arduo trabajo de introspección, de investigación sobre los aspectos que me preocupan y no conozco en profundidad, hasta ir entendiendo de la mano de filósofos, sociólogos, psicólogos, teólogos…, las ideas que salen a flote de manera intuitiva a través de mis personajes y mis escenas, convirtiéndose este modo de trabajo en un método retroalimentado que a veces me sorprende y otras me desarma.
Si a esto hay que sumar el desafío de componer la charla no sólo frente a un público amplio, sino frente a unas cámaras y micrófonos que no pierden detalle, ¡el lance está servido!

                Considero que todas las vivencias, sean cuales sean, se pueden convertir en oportunidades de crecimiento personal y esto es lo que ha supuesto para mí participar en el primer evento TEDx MolinodelaHoz.
De una manera u otra, considero superado el reto. Para mí, suficiente recompensa. Si además algunos encontráis entre mis palabras algo enriquecedor, me alegraré por vosotros.

                Mi agradecimiento a Roberto Espinosa Blanco y Raquel Pinillos por brindarme esta fascinante oportunidad.

 

                           

 

                           

 

                                           TEDx Talks  «Tiempo apreHendido»